lunes, 31 de diciembre de 2012

Vamos a por ti 2013!!


Jutta Bauer

Cambio de año, promesa de una vida mejor y de una mejor Lola, un mejor tú, o un mejor cualquiera de nosotros. Venga, a arremangarse y a por este nuevo año lleno de posibilidades. 



Os dejo unas cuantas citas para la reflexión:



"Tenéis que encontrar lo que amáis. Y eso es tan válido para el trabajo como para el amor" (Steve Jobs)

"Tengo mi propia versión del optimismo. Si no puedo cruzar una puerta, cruzaré otra o haré otra puerta. Algo maravilloso vendrá, no importa lo oscuro que esté el presente." (Rabindranath Tagore)

"Todo pasa. Todo cambia. Sólo haz lo que crees que debes hacer." 
(Bob Dylan)

"En la adversidad conviene muchas veces tomar un camino atrevido" 
(Séneca)

"La felicidad que se vive deriva del amor que se da" 
(Isabel Allende)

"En dos palabras puedo resumir cuanto he aprendido en la vida: sigue adelante" 
(Robert Frost)

Algo de música para acabar y empezar bien el año mientras nos abrimos una botellita de Embruix de Vall Llach, un maravilloso Priorat de 2009, embotellado en 2011 en Porrera. 

Pues eso, feliz..... 






viernes, 28 de septiembre de 2012

... último viernes de septiembre, bonjour otoño!




Sophie Griotto


El sábado pasado, doceavo cumpleaños de mi hijo, acabó el verano. Un verano que como todo este 2012 tan oscuro, se me estaba haciendo muy largo. Ya hacía días que tenía ganas de abrir el paraguas, de arrebujarme en una chaqueta de tacto aterciopelado y de taparme en la cama hasta las orejas.

Es verdad que entristece que los días se acorten y que cada vez haya menos luz, pero tengo que confesar que me encanta imaginar, al anochecer, de vuelta del paseo con mi perro, la vida interior de mis vecinos tras las ventanas iluminadas.

Me gusta rodar con la bici por las alfombras de hojas caídas en los bosques, bailar, si se tercia, por encima y escuchar la música de la naturaleza, recolectar castañas, bellotas, bayas, piñas y… setas si las llega a haber. Tomarme el té bien calentito por las mañanas, mirando, resguardada tras la ventana de mi cocina, el viento cada vez más frío, jugando con las hojas que quedan en los árboles de enfrente. Ponerme calcetines y servirme una copa de vino tinto al llegar a casa y que sea un placer y no un fastidio abrir la puerta de casa y encontrarla caliente. Mirar como llueve fuera desde el sofá del salón y taparme con la mantita de crochet de mi yaya.

Me gusta la sensación de “empezar el curso” y saber que siempre puedes hacer cambios y proponerte cosas nuevas. Vagabundear por la biblioteca del pueblo buscando libros con los que aprender nuevos conocimientos; comprar, coger en préstamo o intercambiar con los amigos las novedades literarias de la temporada; afilar los lápices y desempolvar el bloc de dibujo, para este año sí, hacer ese curso de ilustración; informarte de sitios donde aprender nuevas disciplinas corporales y asistir a las primeras sesiones gratuitas antes de tomar una decisión. Tener nuevos horarios familiares y adecuar nuestras vidas a ellos, aprender nuevas recetas, este año hemos decidido hacer nuestro propio pan, por ejemplo, y proponerte nuevos retos… DECIDIR que queda mucha vida, ahora mismo y por delante y que ahí está para que le hinquemos el diente en este mismo momento, no dejando nunca de intentar ser intensamente felices con lo que hay y con todo lo que, con esfuerzo, siempre esfuerzo, podemos conseguir.

Esta mañana en el tren, camino al trabajo he recordado una temporada, muchos años atrás, en que por circunstancias que no vienen al caso, mi añorado padre y yo estuvimos varios meses sin vernos ni hablarnos. He recordado con todo detalle el momento del reencuentro, también en esta época del año, principios de otoño, el frescor de aquella mañana y al llegar yo a casa, también en un tren de primera hora, casi amaneciendo, el placer de encontrar a mi padre, ya levantado, esperándome en la puerta con su sonrisa tímida y un café con leche recién hecho para mí. La calidez de su personalidad, la generosidad, humildad, bondad y entrega que nos dedicaba, el respeto por todo lo que le rodeaba y su eterna fascinación por la naturaleza, son la herencia permanente que ya siempre me ha acompañado a pesar de su dolorosa ausencia. 

Los cambios de estación en la naturaleza son momentos de cambio, de renovación, de mutación de piel o de muda de pelo. Salgamos a zambullirnos en los síntomas del cambio y aprovechemos para regenerarnos profundamente, levantemos la cara a la lluvia, dejemos al viento revolvernos el pelo, al agua fría del mar ponernos la piel de gallina, desempolvemos un poco nuestros sentidos dejando resbalar nuestras manos por las cortezas de los árboles, abriendo los orificios nasales para percibir todos los olores de los bosques mojados por la humedad del otoño, oigamos la música de la lluvia y el viento, dejemos nuestra vista perderse en las formas de las nubes o en la compleja simplicidad de la arena, degustemos los primeros moniatos al caliu, la primera sopa de cebolla de la temporada, pero para variar, para variarnos y no aburrirnos de nosotros mismos ni de este mundo tan lleno de cosas maravillosas, hagamos algo diferente de este otoño… 

Esta vez me acompaño de una copa de nuestro descubrimiento de este verano, un albariño seco, última botella que nos queda en la nevera, un Marieta de las Bodegas Martín Codax, de brillante color dorado-limón y con olor a melocotón, manzana madura y melón que en seguida te transporta a las ya un poquito lejanas sobremesas de verano, mientras escucho a The Black Crowes...

viernes, 4 de mayo de 2012

primer viernes de mayo, plou i fa sol, les bruixes es pentinen....

Nicoletta Ciccoli


... ha llegado el momento de liberar y desnudar nuestros pies, olvidados durante el destierro hivernal y permitirles recuperar su sensibilidad caminando descalzos, buscando el contacto con diferentes texturas como los troncos de los árboles, la arena de las playas, el cesped de los jardines...

... cerrar los ojos tras las gafas de sol, sentir los primeros rayos sobre la piel, dejar que la brisa marina nos enrede el pelo...

...enterrar los dedos en la turba nueva para renovar las plantas de las macetas, perder la mirada en los campos de trigo invadidos de amapolas, sentir el viento contra el cuerpo al bajar a toda velocidad con la bici...

...dejarse convencer por el colorido de las diferentes tipos de verduras de los mercados para decidir el menú del domingo, pasar la mano por los tiestos de plantas aromáticas del alfeizar de la ventana, recién mojadas por la lluvia, y abrir las fosas nasales para captar todo su aroma, contemplar las diferentes tonalidades de los aceites de oliva y mojar el pan esponjoso en ellas, rotar la copa de vino que sostienes con la mano y contra el blanco del mantel observar el rojo rubí, saborear el trozo de brie y mordisquear con calma una fresa madura...

Escuchemos a Sanjosex y su Temps o rellotge...



... hoy es hoy, viernes tarde, degusto una cerveza ART 1000 nits, cerveza de guarda, tenemos dos días fantásticos por delante para disfrutar, sigamos siendo ardientemente felices, con crisis o no, estos son los días que nos ha tocado vivir...

viernes, 9 de marzo de 2012

Segundo viernes de marzo. Huele a primavera...



Jimmy Liao


El vivir no admite bromas. Has de vivir con toda seriedad, como una ardilla, por ejemplo; es decir, sin esperar nada fuera y más allá del vivir; es decir, toda tu tarea se resume en una palabra: vivir. Has de tomar en serio el vivir. Es decir, hasta tal punto y de tal manera que aun teniendo los brazos atados a la espalda, y la espalda pegada al paredón, o bien llevando grandes gafas y luciendo bata blanca en un laboratorio, has de saber morir por los hombres. Y además por hombres que quizás nunca viste, y además sin que nadie te obligue a hacerlo, y además sabiendo que la cosa más real y bella es vivir. Es decir: has de tomar tan en serio el vivir que a los setenta años, por ejemplo, si fuera necesario plantarías olivos sin pensar que algún día serían para tus hijos; debes hacerlo, amigo, debes hacerlo, no porque, aunque la temas, no creas en la muerte, sino porque vivir es tu tarea. Aunque sea imposible no sentir la tristeza de partir antes de tiempo, seguiremos riendo con el último chiste, mirando por la ventana para ver si el tiempo sigue lluvioso, esperando con impaciencia las últimas noticias de prensa. Sucede, por ejemplo, que estamos en el frente, por algo, por ejemplo, que vale la pena que se luche. Sucede que estamos en la cárcel. Sucede que nos acercamos a los cincuenta años, y que falten dieciocho más para ver abrirse las puertos de hierro. Sin embargo, hemos de seguir viviendo con los de fuera, con los hombres, los animales, los conflictos y los vientos, es decir, con todo el mundo exterior que se halla tras el muro de nuestros sufrimientos; es decir: estemos donde estemos hemos de vivir como si nunca hubiésemos de morir. Se enfriará este mundo, una estrella entre las estrellas; por otra parte una de las más pequeñas del universo, es decir, una gota brillante en el terciopelo azul, es decir, este inmenso mundo nuestro. Se enfriará este mundo un día, algún día se deslizará en la ciega tiniebla del infinito -no como una bola de nieve, no como una nube muerta-, como una nuez vacía. Desde ahora mismo se ha de sufrir por todo esto, ha de sentirse su tristeza desde ahora, tanto ha de amarse el mundo en todo instante, se le ha de amar tan conscientemente que se pueda decir: he vivido.

Nazim Hikmet (Turquía 1902-1963)



viernes, 24 de febrero de 2012

Último Viernes de febrero: fantasía...




Maurice Sendak, Donde viven los monstruos






Leemos fantasía para volver a encontrar los colores, creo. 
Para saborear especias fuertes y escuchar los cánticos que cantaron las sirenas. Hay algo antiguo y verdadero en la fantasía que habla a algo profundo en nuestro interior, al niño que soñaba con cazar algún día en los bosques de la noche, y atiborrarse bajo la colina hueca, y encontrar un amor que durara para siempre al sur de Oz y al norte de Shangri-La. 

Pueden quedarse con su Cielo. Cuando muera, me iría antes a la Tierra Media. 


George R.R.Martin






jueves, 5 de enero de 2012

Primer viernes de 2012... reyes magos, nuevo año y nuevas en infinitas posibilidades!!!


Helen Oxenbury

Este pasado domingo hemos estrenado un nuevo año. Empieza cargado de malos presagios que no pienso enumerar ya que todos los tenemos suficientemente presentes y, este primer viernes, llegan los Reyes Magos cargados de... antídotos para la desesperanza!

En mi línea vital optimista, quería compartir unas palabras que me han llegado a través de amigos varios que me parecen reflexión de cabecera para estos tiempos inciertos. Lluís Espinal, jesuita catalán asesinado en los 80 en Bolivia decía siempre que hay un límite imperceptible entre la prudencia y la cobardía. Nos llenamos la boca con nuestra prudencia y nos referimos a la seguridad, a la comodidad y ojo, quizás... incluso a la pereza. Reflexionemos sino estamos llamando prudencia al hecho de no comprometernos, a no arriesgar nada personal. Hay quien piensa que en estos tiempos que corren lo mejor es ser prudente, sin pararse a pensar que de esta manera aumenta el conformismo. La terrible prudencia hace que no nos posicionemos ante casi nada, que no tomemos partido por nada salvo salvar nuestras propias "sillas" así que para encarar este 2012 os propongo más que nunca, retomar las palabras de Gandhi, seamos el cambio que queremos ver en el mundo.


...y hablando de compromiso con el propio cambio y de tradiciones, os explicaré que aunque ya hace tiempo que sabemos en casa que los Reyes Magos son los padres, igualmente, todas las tardes del cinco de enero, nos sentamos cómodos en el sofá, junto a la chimenea encendida, con una infusión calentita entre las manos o un buen vinito escogido para la ocasión, nuestro perro a nuestros pies y los tres juntos escribimos nuestra carta familiar a nuestros reyes, nosotros mismos... Reflexionamos sobre los proyectos personales y familiares que quisiéramos sacar adelante este año recién empezado, sobre los defectos que nos lastran y debemos minimizar, las cualidades que despuntan y que queremos potenciar, las actitudes que debemos mantener o desechar, y/o cosas más mundanas como... subir en un Ferrari (mi niño), bucear en las Sipadan (mi chico y yo), tirarnos en paracaídas (todos), hacer una parte del viaje este verano solo con bici y alforjas (todos), subir a la Pica d'Estats (todos), etc... Más que pedir deseos a un ente superior nos instamos los unos a los otros a comprometernos con nuestros proyectos y a trabajar duro para conseguirlos, eso sí, esperando que la salud física y mental nos acompañen, dándonos fuerza y energía para luchar cada día por nuestras vidas y ánimos para seguir teniendo tantas ilusiones...

Seguid luchando por vuestra felicidad!