jueves, 5 de enero de 2012

Primer viernes de 2012... reyes magos, nuevo año y nuevas en infinitas posibilidades!!!


Helen Oxenbury

Este pasado domingo hemos estrenado un nuevo año. Empieza cargado de malos presagios que no pienso enumerar ya que todos los tenemos suficientemente presentes y, este primer viernes, llegan los Reyes Magos cargados de... antídotos para la desesperanza!

En mi línea vital optimista, quería compartir unas palabras que me han llegado a través de amigos varios que me parecen reflexión de cabecera para estos tiempos inciertos. Lluís Espinal, jesuita catalán asesinado en los 80 en Bolivia decía siempre que hay un límite imperceptible entre la prudencia y la cobardía. Nos llenamos la boca con nuestra prudencia y nos referimos a la seguridad, a la comodidad y ojo, quizás... incluso a la pereza. Reflexionemos sino estamos llamando prudencia al hecho de no comprometernos, a no arriesgar nada personal. Hay quien piensa que en estos tiempos que corren lo mejor es ser prudente, sin pararse a pensar que de esta manera aumenta el conformismo. La terrible prudencia hace que no nos posicionemos ante casi nada, que no tomemos partido por nada salvo salvar nuestras propias "sillas" así que para encarar este 2012 os propongo más que nunca, retomar las palabras de Gandhi, seamos el cambio que queremos ver en el mundo.


...y hablando de compromiso con el propio cambio y de tradiciones, os explicaré que aunque ya hace tiempo que sabemos en casa que los Reyes Magos son los padres, igualmente, todas las tardes del cinco de enero, nos sentamos cómodos en el sofá, junto a la chimenea encendida, con una infusión calentita entre las manos o un buen vinito escogido para la ocasión, nuestro perro a nuestros pies y los tres juntos escribimos nuestra carta familiar a nuestros reyes, nosotros mismos... Reflexionamos sobre los proyectos personales y familiares que quisiéramos sacar adelante este año recién empezado, sobre los defectos que nos lastran y debemos minimizar, las cualidades que despuntan y que queremos potenciar, las actitudes que debemos mantener o desechar, y/o cosas más mundanas como... subir en un Ferrari (mi niño), bucear en las Sipadan (mi chico y yo), tirarnos en paracaídas (todos), hacer una parte del viaje este verano solo con bici y alforjas (todos), subir a la Pica d'Estats (todos), etc... Más que pedir deseos a un ente superior nos instamos los unos a los otros a comprometernos con nuestros proyectos y a trabajar duro para conseguirlos, eso sí, esperando que la salud física y mental nos acompañen, dándonos fuerza y energía para luchar cada día por nuestras vidas y ánimos para seguir teniendo tantas ilusiones...

Seguid luchando por vuestra felicidad!